4€  14° année - n° 81 MAI -JUIN 2006


Ciudadania europea de residencia
 
 

Después del canton suizo deNeuchatel en 1949, después de Irlanda en 1963, después de Suecia en 1975, numerosos otros paises europeos han ido otorgando,

sucesivamente, derechos politicos a sus residentes-extranjeros en spécial para votar en las elecciones municipales.

En 1992 el tratado de Maastricht generalizaba el derecho al voto y de elegibilidad en las elecciones municipales y europeas para los nacionales de los Estados miembros que residian en otro pais de la Unión Europea.

Pero cada dia más, une parte significativa de la población de la mayoria de los paises de la UE est constituida por personas que no tienen la nacionalidad de un Estado miembro. En paises que, todos, se declaran democráticos, como en la UE misma, se plantea el tema de su participación en la vida politica que no se resuelve de manera ni coherento ni

satisfactoria (véase cuadro pagina 4).

Obtener el derecho al voto en las elecciones municipales o locales en los paises dónde no se reconoce aun, seria un paso adelante importante, sin embargo subsistiria una discriminación entre los extranjeros, ciudadanos de la UE y nacionales de los paises

terceros, que no tendrian los mismos derechos, especialmente en las elecciones europeas.

Movilización

De ahi la necesidad de una movilización de todas las organizaciones a nivel europeo para le reconocimiento de la ciudadanía de la UE a todos los residentes cualquiera

que sera su nacionalidad. Eso no se hará realidad sin una lucha en cada pais de la Unión que ganaria mucho en coordinarse. Este es el sentido de la petición "Un millon de firmas para una ciudadanía europea de residencia". Este es el sentido de la presencia en

Atenas de "La Lettre de la Citoyenneté".

Numerosas asociaciones (mas de 400 firmaron la "petición del millón") consideran que hoy es necesario superar las desigualdades instituas por Maastricht. : concediendo los

mismos derechos a todos los residentes extranjeros, cualquiera que sea su nacionalidad, y, para ello, crear una ciudadanía europea de residencia, Esta reivindicación, que fue

presentada a la convención sobre le futuro de Europa no fue recogida por el proyecto sometido a los Gobiernos. La movilización de los militantes a favor de los derechos civicos, de las asociaciones de inmigrantes y de apoyo debe continuar en todos los

paises de la Unión Europea. Es necesario luchar para que la ciudadanía europea de residencia esté integrada en la posible futura Constitución de la UE.


Retour au sommaire de la LETTRE n° 81
Retour à la présentation : LETTRE
Retour à la page : ACCUEIL